El Síncope (desvanecimiento)

El flujo sanguíneo cerebral está regulado por la presión arterial y por las resistencias de las arterias y venas que lo riegan. Así los vasos cerebrales se constriñen o dilatan en función del aumento o disminución de la presión arterial. El síncope es un trastorno de regulación de este flujo sanguíneo cerebral, en el que se produce un descenso relativamente brusco del mismo, en general, por un aumento de estas resistencias cerebrovasculares. Cuando existe una caída de la presión arterial sistémica por una disminución de las resistencias periféricas, esplácnicas o por alteraciones de la bomba cardíaca provocarán también una alteración del flujo a nivel cerebral.

El sincope vasovagal, vasopresor o vasomotor es el más común de todos los desvanecimientos. Pueden existir varias causas: un estado de tensión emocional, una visión desagradable, temor a padecer dolor, una gran competición, etc... Se produce un descenso de las resistencias de la red circulatoria a nivel digestivo y de las extremidades al que se asocia una hiperactividad vagal (bradicardia y descenso del gasto cardíaco) con el consiguiente descenso de la presión sanguínea y aparición del desvanecimiento. Si lo que predomina es la vasodilatación periférica se define como más vasomotor que vasopresor.
Este cuadro clínico tiene tendencia a repetirse dado que el miedo y la tensión a padecerlo puede ser causa por sí mismo de su aparición. Por ello debe considerarse en individuos sensibles a padecerlo cuando se hallen fatigados por el entrenamiento, en baja condición física, en ayuno o dehidratados cuando desean alcanzar un peso de competición, o en los ambientes calurosos o que permiten poca transpiración.

Diagnóstico
Si la causa del síncope no se explica fácilmente el individuo debe hospitalizarse para realizar un estudio exahustivo. Debe descartarse que la causa del síncope sea por un problema cardiológico y evitar la confusión con estados patológicos como la epilepsia, un estado hipoglucémico (niveles de azucar bajos en sangre), una enfermedad cerebrovascular, un síndrome de hiuperventilación por un estado de ansiedad, un drop atack, o un desmayo histérico. Una buena historia clínica nos orientará con rapidez en el síncope por un acceso de tos, miccional o por estados dolorosos agudos. En el caso del vasovagal debe estudiarse que factores influyen en su aparición para poner remedio. En el de hipersensibilidad del seno carotídeo un masaje del mismo junto a un control de la tensión arterial, frecuencia cardíaca y si es posible con electrocardiograma será fundamental en el diagnóstico y en el de hipotensión ortostática una valoración tensional en decúbito, sentado y de pie a los 1, 3 y 5 minutos será también de gran utilidad.

Síncope por calor
Dentro de los que se podrían considerar de caracter neurogénico y vasovagales debe considerarse especial interés el originado por el calor ambiental. Generalmente ocurre en adultos estando de pie, y su causa primordial es el llenado de las venas de extremidades inferiores y abdomen por un a vasodilatación periférica, que provoca una disminución de la perfusión cerebral con desvanecimiento de mayor o menor intensidad en función de la rapidez y cantidad. Cuando estamos en una competición deportiva en la que el ambiente es caluroso debemos tener en cuenta que su aparición es más frecuente si se está de pié sin moverse durante bastante tiempo (espectadores), después de comer, si se levanta del asiento (espectador) o del suelo con gran brusquedad, o en los deportistas cuando paran de golpe después de una carrera de manera que el músculo deja de ejercer de bomba sanguínea facilitando el llenado del corazón derecho, y en los individuos adultos dado que sus vasos cerebrales no tienen la capacidad de adaptación a los cambios tensionales de los individuos jóvenes.

Tratamiento
Estará orientado a corregir los factores que la desencadenan ya sea la causa primaria una enfermedad de base o como en el caso del síncope vasovagal un conjunto de circunstancias que pueden favorecerlo. Evitar el ayuno prolongado y las dietas mal equilibrqadas, los estados de deshidratación, las medicaciones hipotensoras, incrementar levemente la ingesta de sal, facilitar el retorno venoso con medias elásticas en los varicosos, etc....

Dr. Franchek Drobnic
Jefe del Depto de Fisiología del Deporte del CAR

Español